X

Ingrese su información de contacto

Nombre

Correo electrónico

Asunto

Mensaje

Quejas y reclamos

Nombre

Correo electrónico

Queja

Sede de Guanacaste: 45 años como vector de cultura y educación

Publicado: 2017-07-25

 

 

El crecimiento de la Sede ha beneficiado a diversos sectores de la comunidad (Foto: ODI).

Fue la primera institución de educación superior pública en sentar sus bases en la provincia de Guanacaste, y desde hace 45 años se ha consolidado como un canal para la cultura y la educación locales, impulsadas desde la región Chorotega para el resto del país y más allá de sus fronteras.

La Sede de Guanacaste de la Universidad de Costa Rica (UCR) mantiene un quehacer totalmente inserto en el engranaje social de la comunidad, y ha crecido en sus múltiples dimensiones apoyándose en el impulso para la regionalización que ha caracterizado a la institución en los últimos años.

La Universidad de Costa Rica no puede ser ajena a los procesos culturales de cada región y, en Guanacaste, la Sede realmente se ha abocado al fortalecimiento, la enseñanza y la difusión del patrimonio cultural guanacasteco. Es un eje transversal a sus procesos de docencia, investigación y acción social, en donde se conjugan la tradición y la vanguardia”, mencionó el rector, Dr. Henning Jensen.

La sociedad guanacasteca ha respondido de varias maneras a la labor de la UCR en esta provincia. Así lo aseguró el Dr. Razziel Acevedo, director de esta sede regional, quien rescató la interacción con distintos sectores organizados de la sociedad.

Sin duda la comunidad ha dado un gran apoyo en el plano cultural y académico, pero también se evidencia en la donación de terrenos municipales, en la organización de vecinos para la construcción de obras, e incluso en la confianza de padres y madres de familia que dejan en nuestras manos la formación de sus hijos, desde los más pequeños hasta los que buscan su formación universitaria”, comentó Acevedo.

Solo en el caso de la infraestructura, esta Sede ya vio culminada la construcción de un edificio para laboratorios gracias a fondos del Banco Mundial, mismo financiamiento con el que se están erigiendo los edificios para las carreras de Salud Ambiental, Tecnología de Alimentos y su planta piloto, entre otros. También se prevé la construcción de la primera sede del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (LanammeUCR) fuera de San José

En palabras del director, el enfoque de rescate de la tradición guanacasteca, junto con la oferta de carreras estratégicas para la región, ha atraído a cientos de estudiantes de la provincia y de la zona norte del país. Por consiguiente, esto ha permitido aumentar la oferta de cupos, mejorar la infraestructura, fortalecer el sistema de becas, fomentar la internacionalización, brindar un acceso con equidad a los distintos programas de estudio, y particularmente incidir en el progreso de las comunidades.

Residencias estudiantiles en Liberia (Foto: ODI).

Formar jóvenes con visión local e impacto nacional
En el año de su fundación, en 1972, se matricularon 272 estudiantes a la Sede de Guanacaste. Hoy, con casi dos mil estudiantes, más de 200 docentes, y la oferta de más de 300 cursos en 16 carreras universitarias en los recintos de Liberia y Santa Cruz, la comunidad tiene acceso a una gran variedad de opciones académicas que han servido de apoyo para el desarrollo de esta provincia.

En promedio, cada año se gradúan 250 nuevos profesionales capacitados para integrarse a las necesidades del mercado laboral de la zona, y esta es una manera de materializar el vínculo entre la Universidad y la sociedad.

“Ir a hacer una gestión a cualquier lugar de Guanacaste y toparse con un egresado o egresada es una de las mayores satisfacciones. Ahí se evidencia el papel de la educación superior pública, pues los estudios universitarios han mejorado la calidad de vida de muchísimos jóvenes y sus familias, y colateralmente han beneficiado a la provincia”, explicó Edgar Solano, coordinador de Docencia de la Sede. “Con la apertura de cada nueva carrera, las expectativas son mayores: la formación sigue siendo un vehículo de movilidad social, y en un entorno rural esto es muy significativo”, agregó.

La trayectoria de la Universidad de Costa Rica en la provincia pampera ha estado muy marcada por las necesidades de la región. Por ejemplo, la UCR ha apoyado la fuerte tradición de formación de maestros en Liberia mediante las carreras de Educación Preescolar y Primaria. Asimismo, la tradición ganadera de la provincia se fortaleció con la carrera de Agronomía, y el folclore guanacasteco se ha preservado mediante el desarrollo del talento musical desde la Etapa Básica de Música, en Santa Cruz.

De acuerdo con Solano, la acreditación y la implementación de nuevas tecnologías son una continuación de este proceso. En efecto, actualmente todas las carreras del Departamento de Ciencias Sociales se están acreditando como un conglomerado, al tiempo que doce de las dieciséis carreras de la Sede emplean METICS.

“Estudiar en la UCR ha sido uno de los regalos más bonitos que he tenido. El proceso fue muy enriquecedor; estar en una universidad a uno le cambia la vida. Fue una etapa de cambios, de crecer como persona, y tengo muy buenos recuerdos de los compañeros y profesores”, indica Daniel Baltodano, egresado de la carrera de Licenciatura en Derecho, y quien hoy en día labora como docente e investigador de esta unidad académica en la Sede de Guanacaste.

Durante sus años de estudio, este joven oriundo de Nicoya recibió la máxima categoría de beca socieoconómica y, gracias a ello, accedió a la reubicación geográfica y el préstamo de libros. “El paso por la Sede como estudiante, y ahora como funcionario, me deja claro que soy hijo de ese proyecto de regionalizar la educación superior. Me siento muy honrado y satisfecho, y por eso ahora mi misión personal es seguir fortaleciendo esa labor. Al trabajar desde la carrera de Derecho, por ejemplo desde los Consultorios Jurídicos, siento que estoy retribuyendo un poco de todo lo que recibí”, agregó.

La investigación también forma parte de este legado. En la actualidad, la Sede cuenta con 24 proyectos de investigación activos, en áreas como Ingeniería, Seguridad Alimentaria, Patrimonio Cultural, Turismo y Agricultura, entre otros.

Destaca también el trabajo interinstitucional que se lleva a cabo con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el Ministerio de Educación Pública, el Ministerio de Cultura y Juventud, el Ministerio de Salud, las municipalidades y las cámaras de turismo, por nombrar algunos.

Maritza Olivares, coordinadora de Investigación de la Sede, manifestó que en los últimos años se ha consolidado esta área y resaltó el impacto que tiene la Universidad en distintos sectores.

“La investigación de la UCR tiene mucho impacto, es trascendental pues se aporta mucho al conocimiento en el sentido que a través de los proyectos, se logra mejorar productos o dar respuestas y datos en áreas que necesitan información que servirá para la toma de decisiones de las autoridades locales o de gobierno”, reafirmó Olivares.

Julio Viales, alcalde del cantón de Liberia, explicó que la investigación y trabajos relacionados con el recurso hídrico han sido de particular utilidad para esta municipalidad.

“En la provincia hay un problema hidrológico; nos hemos apoyado mucho en los trabajos de la UCR pues nos han dado una dirección para proponer soluciones y mejorar nuestra capacidad hídrica. Hemos recibido estudios del Río Liberia, por ejemplo, y nos han ayudado con el tema de la gestión de los desechos”, mencionó el alcalde.

 

Fortalecer el vínculo Universidad-sociedad
Si Guanacaste es una provincia conocida por sus tradiciones, los recintos de la Sede de la Universidad de Costa Rica allí ubicados no se quedan atrás: al ritmo de la marimba y de la mano de la comunidad, la historia guanacasteca revive en la UCR y se propaga para el alcance de los más jóvenes hasta los adultos mayores.

De acuerdo con el director Razziel Acevedo, los proyectos de extensión docente y extensión cultural, junto con el Trabajo Comunal Universitario (TCU), otorgan un beneficio directo a los estudiantes por participar en actividades de rescate de tradiciones costarricenses y propias de la región. Pero su esfuerzo se traduce en un público cada vez más amplio en cada una de sus presentaciones, en todos los rincones del país.

Uno de los casos en los que se evidencia esta relación Universidad-sociedad es con el Museo de Guanacaste, cuya sede es la antigua Comandancia de Plaza de Liberia, primera fortificación militar de Costa Rica. Ligia Zúñiga, presidenta de la Junta Administrativa de este museo, comentó que el vínculo con la UCR se ha ido fortaleciendo gracias al interés mutuo por revitalizar la historia de la provincia.

“Para nosotros no es un proyecto solo de Liberia, sino de Guanacaste. Esta es una provincia que a nivel nacional está impactando por su desarrollo turístico y sus recursos, y es oportuno que se fomenten las investigaciones que permitan hacer un mejor uso de ellos. La Universidad de Costa Rica ha sido una gran aliada en nuestro proceso de ser el centro cultural que anhelamos”, expresó Zúñiga, quien mencionó que varios estudiantes se han acercado a realizar su TCU entre las históricas paredes del museo. En promedio, la Sede de Guanacaste cuenta con siete proyectos de TCU en diversas áreas.

Desde Santa Cruz, por otra parte, resalta la experiencia de la Etapa Básica de Música, que desde su creación en 1979 ha procurado que la educación artística esté muy ligada con la comunidad guanacasteca. Por lo menos un 80% del repertorio musical empleado proviene del legado de esta provincia, y ya más de 7 800 niños y jóvenes entre los 7 y los 21 años han formado parte de este proyecto, aprendiendo a tocar flauta, clarinete, saxofón, trombón y otros instrumentos, entre los cuales no podría faltar la marimba.

Sofía Pizarro es una de ellas. A sus doce años, ha pasado media vida entre todos estos instrumentos y se ha perfeccionado en la ejecución del piano y la marimba. Gracias a sus estudios, ya ha tenido la oportunidad de viajar a Nicaragua para realizar una presentación, y se prepara para ir en setiembre próximo a México, a un festival de marimbas.

“Me da mucha emoción salir del país; nos han hablado que veremos a otros niños y muchachos de nuestra edad que ejecutan el mismo instrumento que nosotros, y me gustaría ver cómo aprendemos de ellos y ellos de nosotros. Representar a Costa Rica en un festival fuera del país es un orgullo, y mucho más con nuestro instrumento nacional”, comentó.

Sofía vive con sus abuelos en Lagunilla de Santa Cruz, y actualmente es estudiante de sétimo año en el Liceo de este cantón. En sus palabras, si hubiese otros niños o jóvenes que estuvieran pensando inscribirse en la Etapa Básica de Música, les diría que si quieren aprender, ese es el lugar ideal. “La mayoría de los estudiantes han podido conocer diferentes lugares del país gracias a los conciertos, y todos hemos ido teniendo más confianza en nosotros mismos. Si la música les gusta, les diría que sigan su sueño”.

La Sede de Guanacaste suma ocho proyectos de extensión cultural. Entre ellos destaca la Compañía de Danza Folclórica Huanacaxtle, que ha realizado presentaciones en Bulgaria, Grecia, Perú, Colombia y México, entre otros. Asimismo, suma catorce proyectos de extensión docente, entre los que se ubican la Etapa Básica de Música y el Centro Educativo UCR Guanacaste, un centro de preescolar y primaria que atiende a niños y niñas de la comunidad. De acuerdo con Sigrid Villafuerte, funcionaria de la Coordinación de Acción Social de la Sede de Guanacaste, alrededor del 80% de los estudiantes posee alguna categoría de beca.

Taller Internacional de Marimba en la sede de Santa Cruz (Foto: ODI).

 

Educar mediante la equidad y solidaridad
La situación socioeconómica de las familias de la mayoría de los estudiantes de la Sede de Guanacaste es vulnerable; muchos viajan durante horas desde puntos distantes en la provincia de Guanacaste e incluso desde Upala para estudiar en Liberia o Santa Cruz, y las solicitudes de beca socioeconómica son muy altas.

En el segundo semestre del año pasado, un 78% de los estudiantes matriculados tuvo algún tipo de beca socioeconómica. De ellos, un 81% tuvo beca socioeconómica categoría 5, que es la más alta que otorga la Universidad de Costa Rica. Nuria Mairena, coordinadora de Vida Estudiantil de la Sede, explicó que entre los servicios que tienen más demanda se encuentra el de las residencias estudiantiles, que actualmente puede beneficiar a 80 estudiantes.

Sheiris Castrillo, actual estudiante de Licenciatura en Administración Aduanera y Comercio Exterior en la Sede Rodrigo Facio, fue una de las beneficiadas con residencia mientras cursó el bachillerato en la Sede de Guanacaste.

“Estuve por cinco años en residencias. Yo nunca había salido de mi casa, se me hizo súper difícil adaptarme pues nunca había convivido con tanta gente. Pero luego empecé a hacer amistades y fue muy bonito; tuve amigos que consideré mi familia”, recordó Castrillo, quien vive en Pilangosta de Hojancha y actualmente recibe el beneficio de la residencia también en San Pedro.

En sus palabras, la orientación recibida en las residencias ayudó a sobrellevar la situación. “Tuvimos charlas de nutrición, de cómo administrar el dinero, de sexualidad, de convivencia. El paso por la Universidad me ayudó a ser más independiente, y a adquirir conocimientos para la vida, y a prepararme para el trabajo que espero tener”, agregó.

De acuerdo con la coordinadora, esta experiencia se ha complementado y fortalecido gracias al servicio de medicina y odontología, que atiende a los jóvenes becarios

Las visitas a los colegios locales permiten divulgar estas facilidades para aquellos estudiantes que duden de su solvencia para ingresar a la universidad estatal. Cada año se visitan alrededor de 115 colegios para dar la información necesaria relacionada con la admisión, las becas y atender las consultas que tengan. “Junto con la feria vocacional, se trata de crear oportunidades para que no haya ni un solo estudiante que no opte por ingresar por falta de información. Es nuestro primer paso hacia la equidad: el derecho a la información y la atención”, explicó Mairena.

Cada año hay más de 500 jóvenes admitidos. Además de sus responsabilidades académicas, los estudiantes pueden pertenecer a grupos culturales y deportivos, y con ello optar por recibir una beca de estímulo.

“Cuando el proceso de estudio culmina, las familias asisten con un enorme orgullo a las graduaciones; hacemos las graduaciones aquí mismo, sin restringir el ingreso a las familias. Por eso es un evento familiar; muchos vienen a conocer por primera vez la universidad donde el hijo o hija estudió por tantos años, y quieren conocer a las personas que los atendieron. Están entusiasmados por conocer estos espacios que solo por versión de sus hijos conocían”, agregó.

El ambiente familiar que suele reinar en las sedes regionales no es la excepción aquí. Por ello, tras culminar su trayectoria de estudios, muchos egresados se mantienen aún en contacto para brindar retroalimentaciones y constantes actualizaciones. Gracias a ellos, y al equipo de funcionarios que allí laboran, hoy la Sede de Guanacaste es la segunda sede regional con mayor admisión en la Universidad de Costa Rica.

Residencias de la Sede de Guanacaste, Liberia (Foto: Anel Kenjekeeva).

Caterina Elizondo Lucci
Periodista, Rectoría
caterina.elizondo@ucr.ac.cr

Expertos en cambio climático compartirán sus conocimientos con estudiantes, educadores y periodistas
UCR Rectoría